Historia y Datos de Interés

 

TAG HEUER

Edouard Heuer fundó la firma Heuer el año 1860, ubicando sus talleres en la localidad de Saint-Imier, Suiza. Desde entonces, y tras más de 145 años de historia, la marca, convertida en TAG Heuer, ha creado relojes y cronógrafos deportivos, que gracias a su precisión técnica y a sus diseños vanguardistas, se mantiene entre las primeras dentro del mercado relojero internacional.

La firma Heuer registró su primera patente para un movimiento cronógrafo en el año 1882, y desde entonces han seguido hitos tan importantes como la patente del piñón oscilante en el año 1887, el primer cronógrafo con capacidad para medir la centésima de segundo creado el año 1916, el primer reloj Microtimer capaz de medir hasta una milésima de segundo en el año 1966, o la creación del primer cronógrafo con calibre 11 chronomatic con microrotor en el año 1969.

 

Las pasiones de la marca

Edouard Heuer consagró su vida a la búsqueda de la precisión, una pasión que ha dejado una huella imborrable en la trayectoria de la firma y que sirve como sello de presentación de la fi losofía de TAG Heuer. Actualmente la marca es conocida en todo el mundo como un referente en cronógrafos y relojes deportivos de alta gama. Tras el lanzamiento del cronógrafo Micrograph en 1916 capaz de medir con una precisión de una centésima de segundo, Heuer pasó con éxito el desafío de mejorar esa hazaña medio siglo más tarde con su reloj Microtimer, confirmando así su maestría en la elaboración de relojes fiables y precisos. En 2004 la firma lanzó el Concept Watch Monaco V4, que se consideró el movimiento mecánico del tercer milenio, demostrando una vez más su capacidad innovadora y revolucionaria. TAG Heuer continúa superándose durante su búsqueda por la perfección, y en el camino se ha comprometido con el mundo del deporte, al que se encuentra íntimamente ligado. Uno de sus últimos hitos es el de convertirse en cronometrador oficial de la Indy Racing League y de la carrera Indy 500 tras haber superado el reto de ser capaz de cronometrar 1/10.000 de segundo.

 

TAG Heuer y el deporte

Sin embargo, la pasión por el deporte no es una novedad en la marca. Entre los años 1920 y 1928 Heuer fue Cronometrador de las Olimpiadas de Antwerp, París y Ámsterdam. Desde 1971 hasta 1979 la firma fue Cronometrador Oficial de la “Escudería Ferrari” en Formula 1, y en 1989 fue designada Cronometrador Oficial del Campeonato Mundial de Ski (FIS). Ese mismo año creó el primer cronógrafo de cuarzo con display digital a una centésima de segundo. En 1992 la firma se convirtió en Cronometrador Oficial del Campeonato del Mundo de Formula 1 (FIA) hasta el 2003, y en 1995 participó en la copa Louis Vuitton y la Copa America en el TAG Heuer Challenge. En 1999 TAG Heuer se convirtió en Cronometrador Oficial del Campeonato Mundial de Ski en Vail, en 2001 lo fue en St. Anton y en 2003 en St. Moritz. Desde 2004 TAG Heuer es patrocinador corporativo y Cronometrador Oficial de la escudería McLaren Mercedes. Como muestra de su pasión por el deporte, TAG Heuer nombró al golfista Tiger Woods como embajador mundial de la marca, al que se le unieron otros personajes como Juan Pablo Montoya, y los actores Brad Pitt y Uma Thurman.

 

La filosofía de la firma

Los cuatro pilares que han forjado la filosofía de TAG Heuer desde su fundación son prestigio, prestaciones técnicas, tecnología de vanguardia y fiabilidad absoluta. Desde 1860 el espíritu audaz de la firma, su dedicación a la medición de fragmentos infinitesimales de tiempo con mayor precisión y la búsqueda de la excelencia en el diseño y la fabricación de sus productos constituyen la base de TAG Heuer.

 

Los relojes TAG Heuer

En 1933 la firma lanzó el AUTAVIA, el primer reloj de salpicadero para automóviles de competición. En 1950 lanzó el modelo MAREOGRAPH con indicador de mareas y cronógrafo. El cronógrafo CARRERA, un modelo inspirado en la “Carrera Panamericana” de los años 50, vio la luz en el año 1964, y dos años más tarde, en 1966, la marca patentó el MICROTIMER, el primer instru-mento electrónico miniaturizado capaz de medir una milésima de segundo. En 1969, Heuer presentó el modelo MONACO equipado con el CHRONOMATIC Calibre 11 con microrotor, el primer movimiento cronógrafo automático. En la mis-ma línea innovadora, Heuer lanzó el CHRONOSPLIT Manhattan, el primer cronógrafo de cuarzo capaz de medir una centésima de segundo. En 1987 TAG Heuer creó la serie S/el (sport/elegance), que se convirtió en un emblema de la marca gracias a los eslabones de su brazalete. En 1997 lanzó la serie Kirium, un reloj que combina tecnología y diseño vanguardista, y en 1999 introdujo la serie Link, un reloj deportivo emblemático, y con su línea Alter Ego TAG Heuer se dirigió exclusivamente al público femenino. En 2004 la firma presentó el revolucionario “Concept Watch Monaco V4” en la feria de Basilea, y en el mismo evento en 2005 lanzó el “Concept Chronograph” Ca-libre 360. Ese mismo año TAG Heuer lanzó el movimiento calibre S, y en 2006 se lanzó la colección femenina Strengh & Beauty, además de la edición limitada del Link Calibre 6 Tiger Woods. Este año 2007 la firma ha presentado los nuevos modelos Fórmula 1.

 

La unión entre TAG y Heuer

Tras su fundación en 1860 de la mano de Edouard Heuer, la firma suiza ha evolucionado de forma incesante, siempre avanzando para alcanzar las metas y superar los retos que su propia visión vanguardista del mundo de la relojería ha ido proponiendo. En 1985 Heuer se unió al grupo TAG (Techniques d’Avant-Garde), un punto de partida que recogía toda la filosofía y tradición de la firma Heuer, y que propició el continuo progreso de la firma, afianzando su compromiso con el deporte gracias a la alianza que formó con McLaren, otra empresa perteneciente al grupo TAG. En 1999 la marca se unió al grupo LVMH (Moët Hennessy Louis Vuitton), líder mundial en productos de lujo, encontrando así un marco ideal para el desarrollo de algunas de las innovaciones más espectaculares del mundo de la relojería.

Website: www.TagHeuer.com

.