Historia y Datos de Interés

 

ROLEX

Muchos han sido los cambios desde que, en 1905, un jovencísimo Hans Wilsdorf decidiera fundar en Londres una empresa dedicada a la distribución de relojes. Quince años más tarde, la empresa Rolex S.A. fue registrada en Ginebra. El nombre de Rolex fue inventado por el mismo Wilsdorf, que en una ocasión afirmó: “Probé a combinar las letras del alfabeto de todas las maneras posibles. Obtuve unos 100 nombres pero ninguno era el correcto. Una mañana, mientras recorría Cheapside, en la City de Londres, a bordo de un tranvía tirado por caballos, un genio me susurró la palabra Rolex al oído”.

Sin saberlo, Hans Wilsdorf estaba cimentando las bases para la construcción de una de las mayores relojeras del mundo. Desde entonces, Rolex no ha dejado de evolucionar, sabiendo adaptarse a las necesidades de sus clientes y caracterizándose por un fuerte espíritu de superación, que años más tarde, vincularía a el deporte.

En 1914 fue otorgado a los relojes de pulsera Rolex (por el Observatorio de Kew de Gran), un certificado de alta precisión, garantizando a corto y largo plazo su calidad y durabilidad. Desde entonces, Rolex es también sinónimo de precisión. Un año después de que Rolex patentara su famosa “Oyster case” en 1926, la nadadora británica Mercedes Gleitze, cruzó a nado el Canal de la Mancha en una travesía de más de diez horas. Llevaba en su muñeca un Rolex Oyster. Desde ese momento, la hermeticidad y superioridad de los relojes Rolex fue incuestionable. Heste hecho fue muy significativo, ya que Rolex alcanzó una gran fama.

En 1931, la ambiciosa empresa, inventó y patentó el famoso rotor Perpetual: el primer mecanismo automático del mundo. Este perspicaz sistema sigue siendo utilizando en todos los relojes de mecanismo automático actuales. 

Pocos años después, Rolex y Sir Malcolm Campbell, uno de los pilotos más veloces del mundo, unieron sus ímpetus para poder llevar a cabo una proeza. El 4 de septiembre de 1935, en Bonneville Salt Flats, Utah (Estados Unidos), el “rey de la velocidad” estableció un récord de velocidad terrestre de 300 millas por hora al volante de su Bluebird y con un Rolex en la muñeca. Entre 1924 y 1935, Sir Malcolm batió el récord mundial de velocidad nueve veces, cinco de ellas, en Daytona Beach, Florida.

A principios de los años cincuenta, Rolex desarrolló varios modelos de relojes cuyas funciones iban más allá de dar la hora: relojes específicos para deportes de riesgo como el automovilismo, la aviación o el submarinismo. De este modo es como Rolex inventó grandes iconos de la relojería, como el Submariner, el Daytona o el colorido GMT Master.

Actualmente, Rolex sigue siendo una de las relojeras más importantes del mundo, y su nombre lleva implícito sólidos ideales como los de confianza, longevidad, elegancia y deportividad.

Website: www.Rolex.com