Historia y Datos de Interés

 

LEMANIA

Fundada en 1884 por Alfred Lugrin, Lemania ha sido desde sus orígenes una de las más importantes marcas de la industria relojera suiza. Su nombre proviene del mítico lago Leman de Ginebra.

Alfred Lugrin era un experto relojero especializado en la producción de movimientos complejos para relojes de bolsillo como cronógrafos, repeticiones etc,… y estuvo al mando de la compañía hasta la década de los años 20, fecha en la que su yerno Maruis Meylan tomó las riendas de la empresa.

En 1932, Lemania se unió con la SSIH (Société Suisse pour l’Industrie Horologerè) sociedad formada por la casa Omega y la casa Tissot. Este hecho, cambió el rumbo de la compañía, ya que Lemania se convirtió rápidamente en el mayor proveedor de movimientos de cronógrafos de la casa Omega. Además, Lemania producía con manufactura propia hasta la década de 1980. 

En 1981, a causa de las malas condiciones económicas que atravesaba la SSIH, Lemania se separó y se convirtió en la nueva marca “Nouvelle Lemania”. Desafortunadamente, la mítica compañía no pudo soportar la presión de la industria japonesa de relojes de cuarzo y en 1999 fue adquirida por el Swatch Group. A partir de entonces, el nombre de Lemania desaparece de todos los movimientos y poco a poco fue desapareciendo también de la industria relojera Suiza.

Lemania, a lo largo de su historia ha dejado una huella imborrable en el universo de la relojería mecánica ya que no sólo ha fabricado los movimientos para sus propios relojes, sino que ha producido movimientos para importantes marcas reconocidas mundialmente como: Patek Philippe, Omega, Breitling, Ulisse Nardyn, Vacheron Constantin, Breguet etc,…

A día de hoy sigue siendo una de las grandes marcas más respetadas y buscadas por aficionados y coleccionistas de relojes vintage.

 

.