Uno de los relojes más coleccionables que existen: Heuer para Abercrombie & Fitch.

Gran parte de coleccionistas de relojes vintage y stopwatches pasan por una fase de admiración, búsqueda e intento de búsqueda y compra de unos relojes y stopwatches muy cotizados y altamente coleccionables: Los relojes y stopwatches vintage de la marca Heuer para Abercrombie & Fitch.

Abercrombie Fitch Heuer Andhora.jpg

Antes de que Abercrombie & Fitch se convirtiese en una cadena de moda para teenagers con dependientes medio desnudos, Abercrombie empezó en 1891 como unas exclusivas tiendas en las principales ciudades como Nueva York, para el viajero más exclusivo y exigente, con una cuidada selección de los mejores artículos destinada a una clientela muy adinerada. Combinaba el deporte y las actividades al aire libre que entrañaban cierto peligro, como la caza o hunting, el yachting y sailing o la pesca.

Con este propósito, Jack Heuer, gran conocedor de los fundadores de Abercrombie, les realizaba unas ediciones especiales para la cadena, con el nombre grabado en el dial. Destacan las piezas por colores muy vivos y diseños vistosos para la época. Estas piezas van desde 1940 hasta finales de 1970.

Pero, ¿cuáles son los motivos para que cualquier coleccionista quede asombrado por las raras y escasas piezas de Heuer hechas para Abercrombie y quiera colecionarlas?

Abercrombie heuer andhora.jpg

1. Relojes para actividades deportivas concretas

En los años 40, 50 y 60, Abercrombie pedía a los mejores fabricantes de cada categoría productos de la mejor calidad sin importar el precio, con diseños exclusivos y la marca A&F en el propio producto. Y en los relojes y stopwatches, utilizaban a Heuer como referente de la calidad de manufactura suiza, con modelos propios como los Solunar, SeaFarer, Auto-Mark o Auto-Graph, cada uno destinado a una actividad deportiva muy concreta, además de adaptar aquellos referentes cambiando la marca Heuer por A&F.

2. Relojes con un toque innovador de Jack Heuer

En los años 40, a petición de Abercrombie, Heuer desarrolló en los relojes un sistema para medir las mareas y las fases lunares, dentro de la teoría de que ello afecta a los animales a la hora de salir a cazar o pescar y que el cliente pueda aprovechar los mejores momentos para tener el máximo éxito. Para ello, Jack Heuer contrató a su profesor de Física de la universidad, el Doctor Heinz Shilt para desarrollar el reloj que tuviese en cuenta las mareas, entre otros fenómenos naturales,

Seafarer2 andhora.jpg

3. Evolución en el diseños de los relojes

En modelos como el Seafarer, se ve muy claramente la evolución del reloj en gran cantidad de elementos que trazan una evolución a través de los años. Por ejemplo, los distintos cambios de colores de los diales y subdiales, o añadir un bezel exterior que le daba una percepción de mayor tamaño. O directamente el cambio real de tamaño de las cajas de los relojes, pasando de diametros en los 40s y 50s de 36mm a los 40mm de los años 60s y 70s.

Eran relojes divertidos y juveniles con combinaciones de colores vivos.

Por primera vez en la época, se vendían relojes de adulto de precio alto que eran divertidos, para actividades al aire libre y para ponerse en la muñeca en épocas de buen tiempo o vacaciones. Combinaciones de colores azules, amarillos, naranjas con fondos blancos o negros. Rompedor en la época, y muy apreciado hoy en día por los coleccionistas de relojes vintage. Además del modelo y la condición, disponer de relojes o stopwatches con colores vivos, es muy apreciado tanto para la revalorización como para la "ponibilidad" o la posibilidad de llevarlo en el día a día como reloj de muñeca en el día a día del coleccionista o propietario.

Abercrombie Fitch Yachttimer andhora heuer.jpg

4. Versiones Heuer by Abercrombie & Fitch que tienen una historia

Dentro del coleccionismo, cuando pasan unos años, empezas a buscar piezas raras, ya que empiezas a disponer de varios relojes o stopwatches que son más o menos fáciles de encontrar. La pieza que además tiene una historia detrás y queda grabada en el dial, es rara avis que todo coleccionista desea. Ejemplos de Heuer como los SAVIC, Tiffany's o Abercrombie&Fitch o COMEX para Rolex, son trofeos de gran valor emocional (y económico, como es normal).