¿Cómo comprar relojes de segunda mano online sin ser estafado?

¿Cómo superar el miedo a comprar relojes de segunda mano a través de internet?  ¿Cómo no ser estafado tras comprar el reloj tan deseado a un particular o empresa a través de internet?

Estas son las preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez antes de comprar un reloj de segunda mano, y aún más a través de alguna plataforma online, de subasta o de compra-venta de segunda mano. Y si añadimos que son artículos con un os precios nada despreciables, no podemos permitirnos perder un dinero por una mala compra o que nos engañen.

Vamos a darte los 10 tips o pistas definitivas para comprar por internet relojes vintage y stopwatches.

Para empezar, aclarar que no hay una respuesta única, ni una fórmula mágica ni fácil. Existen una serie de consejos para asegurarse en un porcentaje bastante elevado que no estamos frente una estafa o al menos, minimizar el riesgo al máximo. Pero el mejor consejo es el sentido común, la paciencia y el olfato de la experiencia.

Un vez me dijeron una frase muy acertada: “Uno no compra un producto, sino lo que compras es el vendedor”.  Lo que viene a decir esta frase es que lo más importante es encontrar las personas de las que te fíes y sepas que filtran con criterios objetivos los productos y puedas comprar tranquilo. Por ello, la confianza en el vendedor es la clave. Pero no siempre es posible acudir al vendedor de siempre o surgen oportunidades a las que hay que dar respuesta y tomar una decisión en muy poco tiempo.

Vamos con las 10 claves que siempre se debería seguir para comprar un reloj vintage (usado, de ocasión o de segunda mano) a través de canales online o internet:

  1. Desconfía de precios excesivamente bajos. Existen horquillas de precios para marcas y modelos, dependiendo del año, la condición y lo completo del set, pero cuando el precio es muy muy bajo o parece un chollo o una ganga, seguramente habrá algo detrás (robado, piezas cambiadas, mal funcionamiento, falsificaciones o frankesteins.
  2. Reputación del vendedor. Cuando el canal lo permita, toma como guía la reputación del vendedor. Opiniones positivas y negativas (puntuaciones) y el tiempo (mejor los que llevan más tiempo con buenas opiniones). No es un elemento definitivo, pero sí necesario. Desconfía de malas experiencias de anteriores compradores.
  3. Paciencia, no tengas prisa si algo no lo ves claro.  Con los años, se desarrolla un sexto sentido en los compradores que a veces, sin saber por qué, de repente, desconfías de la venta. No te precipites. Tomate tu tiempo para analizarlo todo y recabar más información. Las mejores compras son o las más rápidas o las más lentas.
  4. Devoluciones o seguros de compra. Existen dos alternativas que pueden minimizar riesgos en las compras de cualquier reloj vintage, material relojero como displays/material promocional o incluso stopwatches. Y es que la web permita la devolución una vez haya llegado el envío tras comprarlo. Eso nos da una seguridad extra en la compra de relojes.
  5. Métodos de Pago seguros. Evita la transferencia bancaria. Personalmente, nunca he tenido problemas ya que he analizado antes todas las opciones, pero trata de evitarlo en la medida de lo posible. Si existe la opción, utilizar medios de pago como puede ser Paypal es una excelente fórmula de pago. PayPal tiene cosas muy buenas y muy malas, pero en este aspecto, siempre defiende al comprador y son muy rápidos en la devolución de los importes ya que la reclamación va asociada a una tarjeta de crédito y a su seguro de compra.
  6. Preguntas, preguntas y más preguntas. No pasa nada por preguntar, no seas tímido. Pregunta la procedencia, cuantos dueños ha tenido, donde lo compró, motivo de la venta, la historia de la pieza en caso de ser rara,… incluso preguntas personales para analizar un poco más al individuo. Fíate de tu intuición.
  7. Fotografías, requisito imprescindible. No te conformes con las fotografías o videos que te pueda enviar. Pide fotografías concretas de la pieza, es decir, que ponga las agujas en una hora determinada (a las 10:27 por ejemplo) es muy útil, así sabemos que el reloj del que estamos tratando lo tiene delante y nos son fotos genéricas sacadas de otras ventas o directamente de internet.
  8. Papeles, cajas, garantías y facturas originales. Otro aspecto importante que rebaja la posibilidad de estafa es que el reloj vintage o stopwatch traiga consigo elementos como la factura de compra, los papeles originales (asegúrate que coincidan con las numeraciones de la pieza con los papeles), la posible garantía y la caja original. Son elementos que nos aportan la confianza necesaria para seguir con el trato.
  9. Trato presencial, si es posible. No siempre es posible, pero es muy recomendable. Sobretodo para poner cara al vendedor, comprobar el funcionamiento del reloj y ver el aspecto real de la pieza. La confianza lo es todo, y si se puede elegir comprar el producto a una persona de tu ciudad, mejor que comprárselo a algún inversor o compra-venta de Hong-Kong o Boston. En caso de comprar un reloj de un alto valor económico, valora la opción de ir a la ciudad del vendedor y pasar unos días de turismo en la zona aprovechando la compra. Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma puede ir a la montaña…
  10. Con internet ya no existen los chollos. Hay una creencia o fantasía que todos hemos soñado alguna vez y es la siguiente: “A ver el día en que compro una pieza antigua en que el vendedor no sepa lo que tiene entre manos y sea nuevo descubrimiento o el tan ansiado santo grial”. O “a ver si mirando por algún rastro o tienda de antigüedades, compre por 20 euros un reloj antiquísimo o rarísimo en que el anticuario no sepa la rareza de la historia y me forre”. Lamentablemente, esto ya no pasa. Todo el mundo busca en internet y se encuentra en pocos segundos los precios de casi cualquier reloj. Los chollos no existen.