Kikuo Ibe, el hombre que rompió más de 200 prototipos de Casio G-Shock

Ibe.jpg

Año 1981. El ingeniero Kikuo Ibe era el director de diseño de relojes en Casio en ese momento.

Tras graduarse, el padre de Ibe le regaló un reloj como premio. Pero en 1981, el preciado reloj se le cayó al suelo cuando estaba trabajando en su oficina y se rompió. El dolor por la pérdida del regalo de graduación de su padre lo llevó a empecinarse con la idea de crear un reloj que no se rompiera con los golpes.

“Desde entonces me dio vueltas en la cabeza la idea de desarrollar un reloj resistente a los golpes; que no se rompiera”, se dijo Ibe.

Proyecto Tough

Así, formó el “Project Team Tough” de manera paralela a sus funciones en Casio. Reclutó un par de compañeros y comenzó con un trabajo de investigación y diseño del dispositivo indestructible. Su simple concepto resultó ser un verdadero dolor de cabeza en la implementación.

Probaron una y otra vez con distintos prototipos y los lanzaban desde la ventana de un baño a diez metros de altura (porque no podía usar los laboratorios de Casio para un proyecto no oficial). Pero todos se rompían, y los que aguantaban igual se dañaban en su interior.

¿Cuál fue el elemento que hizo avanzar en la conceptualización del reloj?

La respuesta finalmente la encontró observando a unos niños jugando con una pelota de goma en un parque e imaginando su reloj dentro de ella.

Este fue el punto de partida para el material absorbente de golpes del G-Shock; una estructura que bautizó como Floating Module Configuration, que vendría a ser una serie de capas que absorben los movimientos para proteger su núcleo de componentes.

“El Floating Module son cinco niveles o capas de protección que flotan una dentro de otra sólo fijas por puntos mínimos, cosa de que cada una vaya absorbiendo parte del golpe y la ubicada más al interior no reciba el impacto”, explica su creador.

En este punto también quise salir de la duda y consultarle el significado de la “G” en el nombre: “La ‘G’ de G-Shock proviene de ‘gravedad’, por ende el nombre de los relojes significa que son resistentes a los impactos por gravedad.

El nombre se obtuvo trabajando en conjunto con el área de investigación y desarrollo de Casio”, acota el ingeniero japonés.

Así, tras varios y largos meses quemándose las pestañas día y noche, dio con el prototipo del modelo que finalmente saldría a la venta en abril de 1983: el G-Shock DW-5000C, del cual Ibe conserva uno hasta el día de hoy.

El Famoso concepto "Triple 10"

Uno de los objetivos del proyecto "Tough" fué desarrollar el concepto “Triple 10”:

  • resistencia a impactos por caídas de 10 metros,
  • resistencia al agua hasta 10 bares,
  • duración de la batería de 10 años.

Hoy en día, el inicial concepto "Triple 10" de G-Shock ha evolucionado y cada vez se han creado piezas con mayor resistencia.