Las 10 preguntas básicas antes de invertir en Relojes Vintage.

¿Cuales son las preguntas basicas que debemos plantearnos para iniciar una colección de Relojes Vintage como inversión? Tras analizar si El Reloj Vintage es realmente una inversión y cómo empezar una colección de relojes vintage, vamos a ver aquellos puntos más importantes en los que pensar antes de invertir en relojes vintage como fórmula de éxito.

Son únicamente 10 aspectos que debemos tener muy claros. Veámos cuáles son uno por uno:

 

1. Compra Nuevo vs. Vintage.

Esta es la primera pregunta que nos debemos hacer: ¿Compramos un reloj vintage o un reloj nuevo que puede llegar a ser un futuro reloj vintage? Cada una de las opciones tiene sus pros y sus contras. Aunque si queremos conseguir la máxima rentabilidad, habrá que comprar lo más barato posible, con lo que la opción comprar el reloj de segunda mano, sería la mas indicada.

 

2. Problema de comprar reloj nuevo: Pérdida de precio inmediato.

Comprar un reloj nuevo hace que para obtener rentabilidades tengan que pasar 50 años o más, ya que en el momento presente es un reloj nuevo o moderno, y en 20, 30 o más años pasará a ser vintage. Al comprar un reloj nuevo, sólo sacarlo de la tienda, se habrá depreciado un 30-40%, con lo que para recuperar ese margen costará muchos años.

 

3. Negociación inicial de compra: Precio de compra y rentabilidad.

Si queremos tener una colección de relojes vintage (o portfolio de activos) que podamos convertir rápidamente en líquido de una forma rápida, segura y barata, deberemos comprar relojes “icono”, de marcas/modelos conocidos, de materiales estándar, que no sean muy antiguos o delicados (que sean “ponibles”). De esta forma, con un portfolio formado por piezas de este tipo, podremos mover nuestra colección de forma rápida, con buenos márgenes.

Para ello, también debemos comprar a buen (o muy buen) precio, para obtener buenos márgenes.

 

4. Demanda: Relojes muy caros, complejos o exclusivos.

Podemos tomar la decisión de comprar un reloj muy exclusivo, o con una tirada de decenas/cientos de ejemplares, con complicaciones múltiples o de materiales como platino u oro. En ese caso, la opción de comprarlo nuevo en la tienda es una opción correcta. El motivo es que la condición del reloj será excelente y a la hora de venderlo será un elemento clave a la hora de obtener un buen precio de venta.

Suelen ser ejemplares muy caros, de centenares de miles de euros como mínimo.

 

5. Ampliando el Mercado: Relojes de precio más asequible y modelos icono.

Para la opción de relojes de precio más asequible y modelos icónicos conocidos (Heuer Mónaco, Omega Speedmaster, Rolex Submariner,...), el precio llegará hasta los 30.000 euros, y para ello, la opción que nosotros recomendamos es la compra de relojes usados. En estos casos, obtener un retorno será más difícil y de ello dependerá de comprar a buen precio, y para ello, estrictamente como inversión vs. retorno, debemos acudir al mercado de segunda mano.

El motivo es claro y sencillo. Al comprar un reloj nuevo en una tienda oficial, al salir de la tienda habiendo comprado el reloj nuevo, habremos perdido entre un 30 y un 40% del precio inicial pagado. Pasa igual con los automóviles, sólo salir del concesionario el activo sufre una gran depreciación muy difícil de recuperar a corto y medio plazo. Además, las marcas conocidas de relojería suiza (Rolex, Omega, TagHeuer, Breitling, Blancpain,…) hacen buenos productos con multitud de controles de calidad, que garantizan su fiabilidad durante muchos años

 

6. Prisa: ¿Tiempo de inversión mínima?

La relojería vintage no es una inversión a corto plazo. Lo es a medio plazo y sobre todo a largo. A largo plazo, buenas piezas siempre son buenas inversiones, y a medio plazo, suele ser un valor refugio donde si se siguen determinadas reglas, pueden ser también una buena inversión.

Nosotros recomendamos que las compras se mantengan un mínimo de 10 años, y que guardemos todo lo necesario para que el valor se mantenga lo más algo posible a la hora de venderlo: mantener en buen estado la caja, la garantía, el lacre, la factura,… todo aquello que gusta a los coleccionistas y le suelen llamar “Full-Set”.

Obviamente que existe un negocio de compra-venta en que personas y organizaciones compran y venden casi de forma instantánea relojes, pero no siempre se sacan los márgenes esperados.

 

7. Liquidez inmediata: Necesidad de rapidez en la venta.

Un aspecto importante a plantearse es: ¿Cuánto tiempo puedo dejar que esa compra/inversión madure sin venderla? ¿Y desde que decido vender el reloj, tiempo que tardaré en tener el dinero en mis manos? Es que dependerá de la posibilidad de convertir rápidamente en líquido ese reloj y numero de compradores que en pocas horas pujen por tu pieza al precio adecuado.

Eso únicamente se produce con una mezcla de elementos determinados: El cocktail podría ser: relojes “icono”, muy conocidos, de un precio medio (de entre 2.000 y 10.000 Euros), comprado como reloj usado(o comprado nuevo hace muchísimos años), no del precio de venta nuevo hace pocos años, y de marcas muy conocidas, con materiales estándar.

Existen modelos muy líquidos que siempre habrá buena demanda que además son “ponibles”, es decir, los compradores pueden utilizarlos en su día a día para ira al trabajo, tomar algo con los amigos o ir de vacaciones.

Cuanto más especial, caro o antiguo/delicado ser el reloj, más difícil será venderlo rápido, ya que habrá pocas personas dispuestas a comprar y los canales de venta suelen ser caros, lentos y con varios intermediarios, lo que añade complejidad al tema.

 

8. Exclusividad: Ediciones limitadas, venta algo más limitada.

Tal y como hemos hablado, cuanto más especial es el reloj, más difícil es la venta. En ediciones limitadas de modelos conocidos, la venta no acostumbra a ser rápida, ya que estas piezas de edición limitada suelen ser menos ponibles y los dueños suelen guardarlos en las cajas y no acostumbran a ponerse. Por ello, la venta no es rápida y el nivel de liquidez (rapidez en la venta) de la pieza es menor.

 

9. Complejidad: Relojes con complicaciones, venta más lenta.

Lo mismo pasa con relojes con grandes complicaciones (calendario diario, perpetuo, fases lunares, tourbillons,…). Suelen ser relojes de salón, que no salen de casa y no se disfrutan como los iconos populares. En este caso, la venta es más lenta y a través de canales diferentes, más caros, lentos y profesionalizados, subastas y no siempre se venden.

 

10. Oro y materiales nobles: Material del reloj, menos fluctuaciones de precio.

En algunos casos, podemos comprar modelos realizados no en acero, sino en oro, oro banco, platino o cerámica. Es estos casos, el precio del reloj comprado nuevo inicialmente no acostumbra a bajar tanto, ya que en caso de ser de oro, el oro mantendrá el precio más alto que el modelo en acero.  El motivo es que el precio del oro en el mercado, sostendrá el precio del propio reloj.

 

En nuestro blog Andhora.com, ponemos a tu disposición todo el conocimiento de nuestro equipo. Te recomendamos subscríbirte a nuestra newsletter para recibir todos los artículos e información exclusiva sobre el reloj vintage y comparte todo lo que veas interesante en tus redes sociales. Si tienes alguna duda o comentario, compártelo con toda la comunidad.